fbpx

Top Menu

¿Caldo? ¡Nunca! Siempre vino

Por Alexandra Sumasi

Publicado en | Etiquetas :

¿Por qué, en ocasiones, se llama caldo al vino y por qué no debes decirlo? Profesionales del sector como sumilleres, enólogos, bodegueros y periodistas especializados se muestran contrarios a su uso como sinónimo de vino aludiendo a razones como la elaboración y temperatura de servicio. Y no les falta razón, con permiso de la no siempre respetada RAE.

Etimológicamente, no tiene ningún sentido. La palabra caldo deriva del latín caldus cuyo significado es caliente, pero el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra, en su segunda acepción, como ‘Jugo vegetal, especialmente el vino, extraído de los frutos y destinado a la alimentación’. Ergo, uno se pregunta: ¿es un zumo de naranja un caldo? Incluso, ¿por qué no puedo llamar al vino caldo? Sencillo: porque no lo son, digan los que digan los señores académicos. Un caldo tiene que servirse caliente y tiene que haber sufrido un proceso de cocción o de aderezo, y no es el caso ni del zumo de una fruta, ni del mosto de uva fermentado. ¿Podría un vino llegar a ser un caldo? Sí, pero requiere ciertas condiciones.

En la Edad Media europea llegó a ser costumbre tomar el vino caliente, aderezado con especias, para soportar las frías jornadas invernales. Esta costumbre ha permanecido hasta la actualidad en algunos países centroeuropeos como Alemania, donde es fácil ver puestos callejeros que lo sirven. Pero, ojo, estos vinos no solo son vinos calientes; son vinos a los que, además de calor, se les adiciona distintos ingredientes que aportan aromas y sabores ajenos al vino. Y como imaginarás, estas bebidas aderezadas no proceden de vinos como nuestros Chateneuf du Pape o nuestros Côte du Rhone, por ponerte un par de ejemplos. Ante estas bebidas sí podríamos utilizar la palabra caldo, ¿por qué no? Pero siempre especificando que no se trata de un vino clásico, es decir, el simple mosto fermentado de la uva, sino que, tomándolo como base, se convierte en una bebida bien distinta. Hablando en plata: ¡ni se te ocurra calentar un La Fiole, un Brotte o un Villages Laudun y espolvorearlo con canela! Estos disfrútalos a temperatura recomendada, en una buena copa de cristal, escuchando una buena pieza de jazz o música clásica.

La prensa especializada se muestra contundente. Firmas de la talla de Raquel Pardo (Sobremesa), Ana Marcos (El Economista), Mara Sánchez (Proensa) o Maricar de la Sierra (Expansión) tildan la acepción del DRAE como “anticuada” y huyen todas en sus artículos de la palabra caldo “pues no se corresponde a la definición de la bebida que nos ocupa, esto es, el vino”. ¿Por qué encontramos, entonces, en la prensa generalista su uso más o menos extendido? En la mayoría de libros de estilo de los medios (el libro o manual de estilo es un conjunto de normas que pretenden unificar cuestiones de índole lingüísticas, deontológicas y de diseño) se tiende a dar indicaciones sobre la repetición de una misma palabra en un único texto, es decir, se intenta evitar que este hecho se produzca. Y, normas así, propician que el periodista utilice sinónimos inadecuados con objeto de ‘embellecer’ un texto que, en un momento dado, puede resultar repetitivo. Este uso inadecuado de la palabra caldo deviene en textos estrambóticos que nos hacen imaginar tazas y boles, en lugar de copas, y nos remiten a situaciones extrañas donde el vino pierde su atractivo. No hay, en este caso, problema alguno en insistir en el uso de la palabra: el vino, para bien o para mal, no tiene sinónimos y si para hablar de él tenemos que hacer un empleo reiterativo de esta, ¡no te hagas problemas! Así calará en nuestra mente una de las bebidas más deliciosas, festivas, y reconfortantes que existen que, por sí misma, nos da instantes de gran placer, y acompañando platos, nos hace disfrutar de un magnífico momento gastronómico. ¡Salud!

 

Alexandra Sumasi

Por favor, síguenos en redes sociales:
Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Privacy Preference Center

Necessary

Advertising

Analytics

Other

Facebook
Facebook
LinkedIn
Instagram